Entrevista Forense

Existe una amplia literatura relacionada con las técnicas de la entrevista, sus fases, el raport, la empatía, la entrevista previa, la entrevista profunda, las entrevistas estructuradas con cuestionarios, las entrevistas abiertas, las mixtas, etcétera. Cualquier libro, artículo o página web es buena para conocer los aspectos teóricos de la entrevista.

Sin embargo, es necesario entender, primero que nada, que cada escenario donde se realiza una entrevista tiene sus particularidades. Definitivamente no es lo mismo realizar una entrevista laboral, una entrevista terapéutica o una entrevista de tipo forense.

En el escenario laboral, el entrevistado brindará datos principalmente sobre su grado académico y la experiencia en el trabajo, relacionada con el puesto a ocupar. Salvo contadas ocasiones el aspirante miente acerca de estos datos y si esto pasa se reflejará tarde o temprano en su desempeño laboral y las consecuencias del mismo pueden no ser significativas.

En el escenario terapéutico,  el paciente quien acude por su propia voluntad, pues existe una molestia que lo aqueja, esta misma preocupación hace que durante la entrevista con el terapeuta brinde todo tipo de información que generalmente es autentica, y en caso contrario solo afecta su proceso terapéutico.

Pero en el ámbito penal, las cosas pueden cambiar radicalmente,  en este caso el entrevistado no acude a realizarse una evaluación psicológica, con un psicólogo forense, por su propia voluntad, necesariamente éste tipo de intervenciones se hacen necesarias a raíz de un hecho delictivo, una violación, un abuso sexual, un secuestro, un asesinato, un asalto, un fraude, una agresión física, etcétera, lo cual significa que existe una víctima y un victimario en la mayoría de los casos,  y en ocasiones algún testigo.

Ahí es donde se complican las cosas, ni las víctimas ni los victimarios desean acudir por voluntad propia a ser evaluados por un psicólogo forense, y si lo hacen, es obligados por un proceso judicial,  y esto se nota  en el porcentaje elevado de personas que faltan a la fecha establecida para su entrevista.

En el caso de las víctima, la entrevista se torna difícil, ya que su estado emocional se encuentra alterado por el hecho delictivo vivido, algunas personas pueden bloquearse al momento de recordar los momentos críticos de la experiencia ocurrida, algunas personas pueden tener, incluso, motivaciones ocultas de rencor y venganza hacia su agresor, por lo cual pueden intentar magnificar los hechos buscando el castigo y la cárcel para el responsable.

En el caso del victimario o presunto responsable, la situación no cambia mucho, sabe que su situación legal, incluida su libertad, esta en juego. Por lo tanto tratara de manipular la información minimizando los hechos y tratando de mostrar una personalidad adaptada, presentándose así mismo como una persona incapaz de haber realizado el delito que se le imputa, muchos llegaran a culpar a la víctima diciendo que ésta lo provocó, otros negaran los hechos, en suma su libertad está en juego y depende de los resultados de una opinión profesional del psicólogo forense.

En el caso de los testigos, se debe valorar la calidad de su testimonio, y ver cuales son mas motivaciones que presenta ante la evaluación, que la mayoría de las veces va coincidir con las de la víctima o el victimario.

No se debe olvidar tampoco, que no todas las víctimas son víctimas ni todos los victimarios lo son. En la procuración de justicia, también se llegan a dar falsas acusaciones, por venganza, por intereses económicos o personales. Y debe ser imparcial al realizar una evaluación para evitar caer en errores por prejuicios o cuestiones morales o institucionales.

3 comentarios:

Marina dijo...

Me gustaría leer más sobre la entrevista forense, sabes dond puedo encontrar información?

Anónimo dijo...

Me interesa el tema de la consecuencia de la tortura sicologica en las personas, medida por la prueba estambul.. Donde puedo acceder a mas informacion o donde. Me conecto con algun. Grupo de psicologos forenses?? Gracias

Blog Administrator dijo...

No existe lo que algunos llaman "prueba de estambul". Por lo tanto no es posible encontrar las consecuencias de la tortura sicologica medida con la prueba de estambul.

Lo que algunos mal llaman prueba de estambul. Es el Protocolo de Estambul.

Disculpando la redundancia, el Protocolo de Estambul es el "Manual para la investigación y documentación eficaces
de la tortura y otros tratos o penas crueles,
inhumanos o degradantes" y es un documento emitido por la ONU, a traves de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos" el cual establece los lineamientos para presisamente investigar y documentar posibles actos de tortura. Para lo cual el mismo documento recomienda que esta investigacion la haga un grupo interdiciplinario de profesionistas quienes tendran todas las facultades para tratar de encontrar al torturador y establecer una correlacion y coherencia entre la narracion de los hechos y los hallasgos o síntomas físicos y psicologicos encontrados en la victima de tortura. Por lo tanto seria un error muy grande que un psicologo en solitario quiera determinar a traves de una evaluacion las consecuencias psicologicas en una persona que alega haber sido torturada.

Para mayor información, el Protocolo de Estambul lo puedes descargar del siguiente link:
http://www.ohchr.org/Documents/Publications/training8Rev1sp.pdf