lunes, 18 de marzo de 2013

Tatuajes y delincuencia.



Tatuajes y delincuencia organizada.
Aún cuando la sociedad está cambiando su actitud hacia los tatuajes, aún cuando los tatuajes en la actualidad han dejado de realizarse de manera exclusiva en las cárceles y ha pasado a establecimientos en las calles céntricas de las ciudades, y aún cuando las personas están dejando de pensar que todo aquel que esta tatuado es un delincuente y su tatuaje es una evidencia de su paso por la cárcel. La realidad de los tatuajes es muy compleja. Es completamente cierto que muchos jóvenes marcan su piel por moda, pero también sigue siendo una realidad que en las cárceles los presos también marcan su piel, y también es un hecho que muchos jóvenes se tatúan una misma imagen o un tatuaje en particular para sentirse identificados con su grupo de amigos, expresando su necesidad de identificación y pertenencia. Y esto último los miembros de la delincuencia organizada lo saben y lo utilizan en la práctica de manera cotidiana. Basta mencionar a los integrantes de las pandillas del Salvador, los llamados Maras Salvatruchas, para quienes la conducta de tatuarse tiene un especial significado y una relevancia importante, llegándose a mencionar que no cualquiera de sus integrantes se pueda tatuar cualquier cosa, ya que para ellos cada tatuaje tiene un especial significado.
Por otra parte entre cada pandilla llegan a tener un tatuaje que identifica a sus propios integrantes y ellos conocen a su vez algunos tatuajes de sus pandillas rivales.
Al respecto en la práctica profesional, se han observado algunas prácticas reveladoras. Se han obtenido datos como por ejemplo de que algunos cárteles de la droga reclutan jóvenes en sus filas y como parte del proceso de integración piden, e incluso obligan, a estos nuevos integrantes a tatuarse. Este es el testimonio de algunos de esos jóvenes:
“Nos tenían en una casa y nos estaban enseñando qué debíamos hacer, y un día trajeron a una persona para que nos tatuara a todos, el que no quería lo tableaban, y nos decían, -tienes que trabajar con nosotros porque con ese tatuaje ya no te van a dar trabajo en ninguna parte”.
Por otra parte otra persona comento:
“Iba caminando para mi casa y de repente se paró una camioneta y bajaron unos hombres armados y  me subieron a la camioneta, me preguntaron que para quién trabajaba y me quitaron la camisa para ver si traía tatuajes”.
Así entonces, cuando estamos evaluando a una persona, y ésta tiene marcas de tatuajes, debemos ahondar en la entrevista acerca del origen, circunstancias y significado de tales marcas. Claro está, sin prejuicios, pero de manera objetiva. Sin temor a equivocarme de dichos tatuajes, siempre afloran datos importantes de la historia de vida de aquel que tenernos enfrente y de su personalidad, y en algunos casos, desgraciadamente para los defensores de los tatuajes, de sus psicopatologías y sus comportamientos antisociales.

1 comentario:

Karla Lopez dijo...

Pienso que hay mucho de cierto
pero también creo que se debe ahondar en la historia real del tatuaje lo cual se hacia como medio de pertenencia a ciertas tribus en especial en África o para distinguirse cuando se iba a alguna guerra también eran utilizados como medio de recuerdo a alguien o algo importante se utilizaban en épocas prehispánicas para distinguir a la realeza etc. el caso es que si en realidad son un medio de pertenencia la realidad hoy en dia es que tambien son utilizados para las mismas causas aunque tambien como medio estético y para causar la impresión de poder y ser imponente ante los demás en las cárceles se tatuan lo que ha sido muy reelevante en su vida y sus creencias, también existe la moda o simplemente por copiar como forma de estética y belleza sólo hay que informarse y no crear prejuicios y estereotipos de la gente.